domingo, 1 de marzo de 2009

In the name of the king Uwe Boll


Crítica rápida: En el nombre del rey (In the name of the king, 2007) es El señor de los anillos si lo hubiese hecho yo o alguien con la misma idea de dirigir, componer bandas sonoras, hacer guiones y actuar que yo.

Crítica en profundidad: Uwe Boll es EL HOMBRE, de eso no cabe duda.

Después de desesperar a crítica y público con su bazofia cinematográfica adaptando videojuegos de forma penosa; después de pegarse en un combate de boxeo con gente que critica sus películas (como Oso55 de Cinecutre); después de subir A LO MÁS ALTO en popularidad en Internet con ese divertidísimo despropósito que es House of the dead; después de PEDIR DINERO A SUS FANS para perpetrar su nueva película porque no le dan más subvenciones... ¿qué le falta por hacer ahora? ¿Qué será lo siguiente? ¡No puedo esperar a averiguarlo!

Nuestro héroe alemán

Hace dos años se estrenó In the name of the king, a dungeon siege tale. Sin embargo, no ha llegado a España hasta este pasado viernes. ¿Cómo es posible? ¿Tan difícil ha sido poder distribuirla? Ahora una de cada tres marquesinas de autobús tienen el cartel promocional del film, y lo que es más interesante, todos los telediarios se han hecho eco de su estreno, presentándola como una película más, a la altura de otros estrenos, cuando está claro que NO es una película más. Me imagino que a los colegas de la tele les llegó un paquete de la distribuidora "mira, esto es el trailer, tú dices que es fantástica, que sale Burt Reynolds y yastá". Los periodistas, contentos por no tener que ver otro Señor de los anillos, metieron la información como se la dieron. Y así es normal que vaya la gente confundida al cine, esperando ver una fantasía épica de puta madre, con Jason Statham repartiendo estopa, y que se encuentren con una cagarro de proporciones, aquí sí, épicas.

El argumento parece escrito por un chaval de 12 años después de leer las Crónicas de la Dragonlance, lo cual no es necesariamente malo: Jason Statham es un granjero, conocido como Granjero, que vive en un pueblo trabajando como granjero, con su mujer granjera y su hijo granjero. Un mal día, los Krugs, una especie de orcos mal caracterizados, atacan el pueblecito, matan a media aldea incluyendo al crío del Granjero y secuestran a otros tantos, incluyendo la mujer del Granjero. El Granjero, junto con un Ron Pearlman que no sabe qué hace ahí (como el 90% de los actores) y el hermano de su mujer, un tío bizco con pintas de Legolas pero más varonil, deciden pasarse pasar del rey (BURT REYNOLDS, ojo) que no les ayudó cuando más lo necesitaban y se van a buscar a su chorba por su cuenta y riesgo.


La otra línea argumental trata sobre intrigas en la corte, y la protagonizan Burt el Rey-nolds, su sobrino aspirante al trono y Ray Liotta, que tampoco sabemos qué cojones hace aquí, pero interpreta al malo malísimo del film, un hechicero que controla a los Krugs con su poderosa magia, y que también también aspira al trono, como todos. Hay más personajes, como Jhon Rhys-Davies, que también es mago, y su hija, Leelee Sobieski, que es uno de los varios floreros del film.

Sí, el argumento es sencillo. Y no pasaría nada si la película fuese entretenida, tuviese un mínimo de interes o estuviese bien rodada. Conan, por ejemplo, consiste en, simplemente, un bárbaro que busca venganza, y sin embargo le da mil vueltas a este despropósito. Y es que Boll no sabe dirigir. O no quiere demostrarlo. O a lo mejor es su montador, que es una mala persona y hace lo que le sale de las narices y salta de trama en trama sin ton ni sol. Pero es que el guión no ayuda para nada. Hay un número importante de personajes completamente inútiles y sobrantes, y los que no lo son están pasadísimos de vueltas (Como el mago Liotta y el sobrino del rey, que parece que pillan la coca en el mismo porque van los dos como motos todo el tiempo). No hablemos de las actrices, que son auténticos floreros. El caso más sangrante es el de la mala de Terminator 3, Kristanna Loken, que es una especie de elfa de los bosques que se descuelga de los árboles usando lianas, enseña un poco de cacha y no hace nada más. Bueno, sí, tiene una de esas frases gloriosas que no pueden faltar en una película de Uwe Boll "Los hombres no sirven para nada. Por eso os vamos a ayudar".


No es la única situación PERO ESTO QUÉ ES de la película. ¿Cómo se explica que algunos Kurgs se suban a una catapulta, se prendan fuego y se lancen en llamas como kamikazes contra sus enemigos? Las batallas son tan cutres tan cutres como las míticas de las series de Xena la princesa guerrera y Hércules, a pesar de que incluso ¡¡¡APARECEN NINJAS!!!. Tremenda el combate final con reminiscencias a Matrix y una nueva versión de "la pluma es más fuerte que la espada" en la que cientos de libros machacan al protagonista de la cinta y que más de uno ha querido ver como el reflejo del pánico que le tiene Boll a la cultura.



Cómo cruzar un río con Uwe Boll


Sin embargo, es la banda sonora lo qué me ha impactado de todo. Las patéticas coreografías de lucha, las tomas aéreas calcadas a las que aparecen en El señor de los anillos, los personajes planos y los diálogos sin sentido se daban por supuestos antes de empezar a ver la película. No hay ninguna sorpresa mayúscula en este aspecto, todo quedaba dentro de lo esperable. Pero lo de la banda sonora no tiene nombre. Durante todo el metraje nos torturan con un intento de música épica muy típica, a la que suben el volumen y bajan el ritmo cuando está sucediendo algo emotivo o dramático, NADA EFECTIVA, no consigue en ningún momento servur de apoyo a la película, y que ni siquiera casa con las imágenes. Deberían haberse visto, por ejemplo, El ejército de las tinieblas (Sam Raimi, 1992), que tiene una banda sonoraimpecable y muy adecuada a la historia. Como muestra, un botón: cada vez que veo esta despedida me emociono.

Pero la gran sorpresa llega al finalizar la película. Me quedé con los ojos como platos cuando entran los créditos al reconocer la canción que entraba. No podía creer lo que oía.



Así es amigos. Blind Guardian, banda de power metal alemana aficionada a los temas fantásticos y con miembros jugadores del World of Warcraft reconocidos, presta a Uwe Boll una de las mejores canciones de su último disco A twist in the myth (2006). No contentos con esto, al terminar esta canción empieza otra de los Guardian, Carry the blessed home.



Y por si fuera poco Hammerfall cierra los créditos.



Se me ocurrió buscar más información sobre la banda sonora. Casi me caigo de la silla al encontrar, en esta página, esto:

Track Listing

Farmer´s Son / The Big Battle (film score)
Blind Guardian – Carry The Blessed Home
Hammerfall – The Fire Burns Forever
Nightwish – Amaranth
Him – Wings Of A Butterfly
Soninb Syndicate – Enclave
Amorphis – The White Swan
Avantasia – Lost In Space
The Darkness – Dinner Lady Arms
Disturbed – Land Of Confusion
After Forever – Energize Me
Dream Theater – I Walk Beside You
Threshold – Pilot In The Sky Of Dreams
Pantera – Cemetery Gates
Epica – Chasing The Dragon
Soilwork – Exile
Mastodon – The Wolf Is Loose
Muriella dining / Forrest (film score)

PERO ¿ESTO QUÉ ES? No, en serio, ¿ESTO QUÉ ES? De 18 canciones, hay dos que aparecen en la película propiamente dicha. El resto son TEMAS METALEROS que no entiendo qué pintan ahí, si no salen en la película. Hasta los Pantera, madre mía. Sí, todo el mundo sabe lo que les gusta a los aficionados a los dragones el metal, y lo que les gusta a los metaleros los dragones, pero es que las canciones, repito, ¡no salen en la película!

Y aquí viene mi pregunta. ¿POR QUÉ NO SE LE OCURRIÓ AL SEÑOR BOLL METER, DIRECTAMENTE, ESTOS TEMAS EN LA PELÍCULA? ¿Es que a nadie se le ocurrio decirle "oye, Uwe, que no sería un puntazo meter ahí esta de The crown and the ring cuando el Granjero está dando su discursito motivante?" HABRÍAN CONSEGUIDO QUE IN THE NAME OF THE KING FUESE RECORDADA COMO UNA PELÍCULA DE CULTO SOLO POR ESO. Pero no lo hicieron. Me siento impotente. Han tenido la oportunidad de contentar a miles de aficionados al Dungeons and Dragons que juegan sus partidas con Rhapsody (of fire) de fondo; a miles de fans de Manowar que sueñan con ser guerreros medievales y mutilar enemigos; a todos los lectores de novelas de fantasía baratas que lloramos cuando los héroes caen por sus ideales y valores... y han desperciciado la oportunidad. Hoy es un día triste.



Ojalá algún día Boll enmiende su error y meta The crown and the ring, At the end of the rainbow y The wisdom of the kings en una segunda versión de esta película.

No merece la pena verla si no conoces los valores de Boll, si no sabes de qué va su rollo, si no eres capaz de encontrar oro en una montaña de mierda. En cualquier otro caso NO TE LA PIERDAS.

5 comentarios:

HeidY of MetaL dijo...

Enserio, me encanta tus criticas de cine , aunque no te las comente, las leo. xD

Destroyer dijo...

¿Aquí conduce algo el Granjero? ¿Un carro? ¿Una cuádriga?
Es que como no conduzca nada... pues vaya chasco...:( XDDDDD

Afilamazas dijo...

No entiendo por qué no te gusta. Me parece un argumento extraordinario

Kike dijo...

Me encantó. Viva Uwe Boll, las pelis malas de espada y rbujería y, sobre todo, el POWER METAL.

Adamska dijo...

Yo es que tengo tendencias masocas, y he gastado mi tiempo en verla por la intesnec. Porque ni de lejos aflojo 7 euros por esto, que desde que se ha estrenado tiene una sola sesión en casi todos los (pocos) cines que la lucen en la isla, y a las once de la noche.

Sobre la peli, pues no puedo aplaudirte más. Aunque vete a decirle eso a cierto incondicional de Boll, más conocido como shhdjksdhfjkshkamapachejskadj.