sábado, 6 de febrero de 2010

El padrastro (2009)


La historia de El padrastro se centra en los dos personajes masculinos: por un lado tenemos a Davis Harris, interpretado por Dylan Walsh, un madurito interesante y una especie de hombre perfecto que se dedica a viajar por Estados Unidos seduciendo a madres de familia sin pareja. Cuando éstas, rendidas a sus pies, le abren las puertas de sus casas, no se imaginan que realmente están dejando pasar a un asesino despiadado. Tras finiquitar a una familia en Salt Lake City nuestro amigo se traslada a Portland, Oregon, donde rápidamente se compromete con una madre separada. Poco antes de la boda regresa al hogar el hijo mayor, interpretado por Penn Badgley (Gossip Girl) quien se dará cuenta, mucho antes que su madre, de que su nuevo y apolíneo padre de ojos azules no es trigo limpio.


Como su propio título indica, El padrastro es un sufrimiento total. Funciona bastante bien como película cómica pero de inquietar, aterrar o aportar algo nuevo no hay ni rastro. Es ahora cuando se echan de menos películas como La huérfana, en la que también un nuevo miembro se unía a una familia incompleta (según sus propios miembros) y al final resulta ser peor el remedio que la enfermedad. La película de la adopción sabía crear tensión y motivaba al espectador a quedarse al sorprendente final, cosa que El padrastro no puede o no quiere hacer. La ventaja de este padrastro respecto a los que salen en los dedos es que el dolor dura dos horas como mucho, si no es que huyes de la sala del cine antes.

Esta es una película estupenda para todo aquel que quiera tener una referencia sobre cómo no se hacen diálogos si no quieres que tu público se parta la caja en lugar de sentirse intimidado o inquieto en una película sobre un asesino en serie. Algunas de las líneas de esta cinta están a la altura de subproducctos de serie B como Troll 2 o Shark Attack 3: Megalodon por lo que no sería de extrañar que dentro de unos años algún tipo, en el foro más recóndito de Internet, rescate El padrastro como un hito del cine casposo de principios del siglo XXI. Se harán pases especiales en los que cuarenta o cincuenta cinéfilos de Portland, Oregon se dispondrán a disfrutar desde la mofa cada escena de El Padrastro.


Saltarán de la butaca cuando el padrastro saque el tequila y se lo de a su hijastro para ganarselo, gritarán con júbilo cuando Amber Heard hable con teléfono en bragas, con las piernas largas y tersas estupendamente encuadradas en la pantalla o cuando Penn Badgley vaya sin camiseta por casa (el 75% de las veces que salen los chavales es in that way), aplaudirán cuando la hermana de la madre intente sacar una sombrilla de la piscina durante una tormenta eléctrica y llorarán de alegría con el desenlace. Se correrá la voz por Internet, se harán montajes con las mejores escenas que se subirán a Youtube para el disfrute de todo aquel que llegue a ellas después de ver el vídeo “Worst Movie Ever” y habrá páginas web (o la evolución lógica de estas, que parecen ser los grupos de facebook) en los que no serás aceptado en el grupo VIP si no te sabes los diálogos al dedillo.




O tal vez no. Tal vez caiga en el olvido y nadie más vuelva a reparar en ella jamás. Tal vez nadie se pregunte por qué el padrastro no sabe desconectar el móvil de sus víctimas y éste sigue sonando en los momentos más inoportunos. Tal vez nadie se pregunte por qué hay gente que puede conducir o casarse sin documento que lo identifique durante años. Ya veremos lo que ocurre de aquí a cinco o diez años pero si alguien me preguntase, no lo dudaría: esta va a ser un clásico de la serie B y protagonizará post en blogs de gafotas con granos (como el mío), quienes recibirán comentarios estilo “guau, tengo que verla, seguro que es la mejor peor película de la historia”. Hasta que eso pase, El padrastro debería haber ido directa a televisión o, mejor todavía, al cubo de la basura.

Este post se publicará en breves en Videodromo. Cabe mencionar también que esta película es un remake de otra con el mismo título y en la que el padrastro era el John Locke de Perdidos.

8 comentarios:

Kunzahe dijo...

¿Entonces la recomiendas o no? :D

No creo que se convierta en un Troll o algo así, porque esas cosas surgen solas. Poniendo esa posibilidad has gafado la película. No va a tener "éxito" ni así.

P.D.: Quita la verificación de palabra, que es un coñazo.

Valaingaur dijo...

Me ha encantado tu frase "Esta es una película estupenda para todo aquel que quiera tener una referencia sobre cómo no se hacen diálogos si no quieres que tu público se parta la caja en lugar de sentirse intimidado o inquieto en una película sobre un asesino en serie"

A saber, igual era esa la intención.

Coincido con Kunzahe en que no queda del todo claro si la recomiendas o no... si resulta que es para mearse de risa igual hasta me la bajo...

Guybrush dijo...

Ni yo mismo lo sé... hay que dejarla reposar, ya digo, unos años. Ahora es (va a ser) un fracaso de una productora importante porque es MALA pero si vas predispuesto a echarte unas risas no tiene precio de lo Pero-Esto-Qué-Es que es.

Lintu* dijo...

Ok, ya se que peli no ir a ver!
Aunque, lo que mencionas de la Huerfana, es verdad, a mi me moló la tía esa de 30 años que se hacia pasar por una niña... MOLA!!!
PS:Aprovecho y te contesto por aquí a un comentario que pusiste en mi blog.
Me alegraría si el camarero melenas del bar tuviera 20 años, pero tendrá 35, y da cangale, la verdad xD

オテモヤン dijo...

オナニー
逆援助
SEX
フェラチオ
ソープ
逆援助
出張ホスト
手コキ
おっぱい
フェラチオ
中出し
セックス
デリヘル
包茎
逆援
性欲

Guybrush dijo...

Venga, va, si está bien que queráis que quite la verificación de palabra, pero haceros pasar por un bot que se ha pasado la prueba no tiene gracia.

Atenea_12 dijo...

Me has convencido, habrá que verla :)

alonso_gilka dijo...

Tu no tienes gafas... no granos, ¿no?